martes, 3 de abril de 2012

LOS INDOCUMENTADOS


Extranjeros o connacionales que carecen del instrumento oficial de identificación


            Frecuentemente oímos hablar de los indocumentados y de inmediato pensamos en extranjeros en estado irregular de permanencia en el país, pero también pueden ser venezolanos. En ambos casos, personas que a la hora de ser requeridas por las autoridades carecen de cédula o pasaporte que las identifiquen.
            Pero es evidente que por lo común  el indocumentado es un extranjero que entró sin pasaporte a otro país y reside en él sin ningún control de las autoridades y, cuando alguien lo denuncia y lo descubre es detenido y obligado a regresar a su patria de origen. Por qué es obligado a regresar si él no desea vivir y trabajar en su país sino en otro. Sencillamente porque para vivir y trabajar en un país distinto hay que hacerlo de acuerdo con el gobierno de cada nación y para ello se ha ideado ese documento de identidad conocido como Pasaporte.
            Antiguamente los Pasaportes no eran prácticamente necesarios, pero a medida que las poblaciones crecían y se fueron haciendo más grandes los pueblos, surgió el peligro de las migraciones políticas y socialmente sospechosas, de allí que los estados pusieran en vigencia un documento a través del cual fuese posible controlar la población extranjera, cerrando el paso a las personas consideradas como perturbadoras y evitando el desempleo ocasionado por el exceso de mano de obra emigrada.
            En los pasaportes al igual que en la Cédula consta el nombre, la fecha de nacimiento, la nacionalidad, estado civil, profesión y otras señas importantes de la persona. Incluye además el pasaporte las huellas digitales, fotografía y está provisto de hojas destinadas al visado consular para viajar. Para mayor control de las autoridades de identificación y extranjería es preciso renovarlo periódicamente.
            Se ha podido comprobar que en Venezuela hay millares de extranjeros indocumentados que entraron a nuestro país burlando la vigilancia y otros controles fronterizos. A estos indocumentados el gobierno los persigue  para expulsarlos si son probablemente delincuentes, ociosos o perturbadores. En cambio, a quienes han venido a buscar una oportunidad de superación para ganar el porvenir y se hallan evidentemente en esa vía, se les protege a través de un Reglamento de Matriculación. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada