viernes, 13 de abril de 2012

EL CALLAO




Comenzó a ser  pueblo cuando los exploradores de la selva  hallaron en su espacio pepitas de oro brillando a la luz del sol.

 Dicen que quien primero encontró el oro se mantuvo  callado por un tiempo tan largo que al final connotó al pueblo. El oro “garzoneado” a flor de tierra hizo de El Callao un pueblo laborioso, esencialmente de negros traídos de las Antillas  por empresas foráneas que lograron concesiones para explorar y explotar los yacimientos.
El pueblo circundado por pequeñas colinas y montículos está a una altura de 85 metros sobre el nivel del mar y cuenta con unos siete mil habitantes. Parte importante de este municipio minero es El Perú, zona de gran producción y en donde se hallan las instalaciones de tratamiento del material aurífero. Es un caserío pintoresco desde cuyas lomas se dominan las viviendas típicas y livianas de los  mineros.
De El Callao es Jaime Huckson (a) “Barrabas”, el minero que encontró un diamante tan grande como un huevo de gallina y el cual se le esfumó como “cosa mala que trae el viento”. De aquí, para mejor fortuna, es también Héctor Thomas, destacado atleta Venezolano, cuyo nombre ostenta el estadio de ese pueblo. Lo es también “La Negra Isidora” quien con su popular calipso antillano, un poco mezclado con el merengue venezolano, ha dado tanta fama al pueblo como su oro.
Populares son los carnavales calloenses que congrega a propios y extraños en torno a vistosas y típicas comparsas  que días y noche se desplazan por las calles al ritmo sofocante del calpiso.
La explotación del oro comienza en Guayana en 1829 con una producción nacional de 468.630 gramos y se intensifica a partir de 1854, cuando descubierto el cuarzo aurífero de El Callao, el Gobierno firma con una empresa extranjera el primer contrato de explotación. La producción se afinca sobre el millón de gramos después de 1873 y se mantiene en ascenso hasta 1885, año en que alcanza la cifra tope de 8.193.510 gramos. Para entonces las minas de El Callao llegaron a considerarse entre las más grandes del mundo. Sin embargo, las estadísticas mundiales presentan a la República Surafricana, Canadá, Estados Unidos, Australia y Ghana, como los principales productores auríferos del mundo
A pesar de toda la riqueza producida durante casi dos centurias. El Callao sigue siendo un lugar de viviendas sencillas y habitantes humildes. En 1950 cuando el pueblo sintió el colapso de la baja producción y le cantaban “Callao encontraste tu oro y callao lo perdiste”, mucha gente emigró en bandadas como pájaros. Luego vino la empresa MOCCA tratando de reanimar al pueblo, pero fracasó. Después MINERVEN, empresa del estado venezolano que montó una infraestructura en  1978 para la producción aurífera en gran escala que ha cambiado y dado mayor estabilidad  al pueblo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada