martes, 17 de abril de 2012

FORTIN “ EL ZAMURO”


Data de principios del siglo veinte y lo hizo famoso la Guerra Libertadora.  Antes existía en la cúspide una gran cruz de hierro.

En tiempos de la colonia existió en Angostura el Fuerte San Gabriel cuyas ruinas y cimientos terminó de arrastrar el Orinoco a comienzos del siglo diecinueve,  asimismo  un bastión o baluarte pentagonal en la cumbre del peñón angostureño, convertido en Caja de Agua del primer acueducto de la ciudad en 1884.
Para comienzos del siglo veinte ya no existían los fuertes anteriores y para compensar su falta y en vista de que el Cuartel Militar, entonces funcionando  en el Convento de los Franciscanos Observantes, hoy Plaza  Centurión,  carecía de respaldo o protección, se le construyó un fortín  en la colina más próxima, tal el Cerro del Zamuro, llamado así porque por allí merodeaba un zopilote vigilante de los cadáveres  que arrojaban o quedaban casi insepultos en el Cementerio de El Cardonal.
Antes de la construcción del pequeño Fortín del cerro El Zamuro había en la cúspide pedregosa una Cruz de Hierro y desde ese punto se dominaba  el casco urbano de la Ciudad,  la Plaza Centurión, el Cementerio y la Laguna de la calle El porvenir.
Hay fotografías de comienzos del presente siglo donde se ven centenares de ciudadanos bien vestidos trepados en lo alto del cerro. Se supone eran tardes feriadas, referidas al sitio donde los bolivarenses se encontraban para recrearse en el paisaje natural y urbano que sigue siendo todavía incomparablemente hermoso y acogedor.
La costumbre de ir al fortín los domingos por las tardes se había perdido desde que la vegetación comenzó arruinarse por los ranchos y el fortín cayó en manos de gente poco resuelta a cuidarlo y preservarlo. Hoy es evidente el esfuerzo que hizo la Corporación Venezolana de Guayana por rescatarlo y devolverlo al habitante de la ciudad que lo aprecia desde abajo como algo encantado que ha querido evadirse de la intrincada realidad de sus piedras.
El Fortín ha sido restaurado y comunicado con una vía de acceso empedrada, por lo que nuevamente se puede ir de paseo a respirar la brisa del río, descifrar el paisaje y verificar con el pasado los hechos cruentos que desde allí se libraron para dirimir contiendas a veces justas y otras veces torcidas e ingratas.
Hasta la época de Juan Vicente Gómez, el Fortín El Zamuro  fue baluarte principal de la ciudad y los bolivarenses durante sus tertulias históricas suelen recordar el hecho contundente que lo hizo famoso en la historia y la leyenda.   Fue cuando la Batalla de Ciudad Bolívar, la última de la Guerra Libertadora, porque su toma el 21 de julio de 1903 por el General Juan Fernández Amparam, decidió la victoria del Gobierno después de 50 horas de sangrienta lucha.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada