domingo, 15 de abril de 2012

EL MACIZO GUAYANES



Inmenso escudo rocoso que protege a los bolivarenses contra los terremotos.
  
   En las clases de geografía se nos habla frecuentemente del Escudo o Macizo Guayanés, el cual no es otra cosa que una inmensa y sólida roca que se extiende desde el arco sur del río Orinoco hasta el Brasil. Es entre otras zonas geográficas, la más antigua del mundo y sobre su superficie han sido construidos pueblos y urbes como Ciudad Bolívar y Ciudad Guayana.
Se le aplica el nombre de “Escudo” para dar una idea figurada de su fortaleza, toda vez que los escudos eran armas defensivas que se usaron antiguamente en los combates y que se convirtieron en heráldicas cuando se inventaron las armas de fuego que pusieron en evidencia su inutilidad protectora.
Pues bien, en sentido real y figurado, el Escudo Guayanés es un arma defensiva contra los terremotos o sacudidas sísmicas producidas por las fuerzas internas de la tierra. Por eso hemos visto que casi todo el resto de Venezuela ha sido catastróficamente afectado a través de los siglos por movimientos telúricos, mientras Guayana permanece incólume.  Apenas si siente las ondas que se expanden y chocan contra ella, pero  esporádicamente y a muy baja intensidad debido a las fallas en los sedimentos que a través de las épocas geológicas se han venido acumulando y estabilizando sobre el macizo.
Guayana es, por lo tanto, una de las pocas regiones asísmicas. Difícilmente ocurriría aquí un terremoto devastador como ha sucedido en la franja septentrional desde  Táchira hasta  la Península de Paria, así como  en Centro América y otras regiones del mundo. Los temblores de Tierra repercuten en Guayana en forma de trepidación, pero sini fractura, movimiento que tan sólo hace vibrar los vidrios de las ventanas.
Por ese lado Guayana también es una región privilegiada de la naturaleza y no sólo el habitante se siente seguro sino las instalaciones industriales y la Gran Presa Raúl Leoni  en Gurí, inconmoviblemente adherida al Escudo en el Cañón de Necuima.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada