lunes, 16 de abril de 2012

BOLIVAR EN GUAYANA


    Su entrada aquí se asemejaba a la del Padre que vuelvía después de larga ausencia
Bolívar estuvo por Primera vez en  la Ciudad de Angostura el 11 de agosto de 1817,  24 días después de haber sido tomada militarmente por los patriotas, apoyados en el triunfo de la Batalla de San Félix.
Aquí permaneció durante quince días y, posteriormente, entre  ir y venir de un lugar a otro del gran escenario de la guerra independentista, residió en Angostura en siete ocasiones comprendidas desde octubre de 1817 a diciembre de 1819. Su estancia más prolongada se registró entre junio y octubre de 1818.
Bolívar perdió su contacto directo y personal con Guayana, inmediatamente después de la creación de la Gran Colombia. El 24 de diciembre de 1819, noche de la Navidad, Bolívar dejo atrás y para siempre el horizonte de selva y río.  Angostura desde entonces no sintió más su presencia sino en las proclamas y decretos que publicaba el “Correo del Orinoco” a medida que los defensores de los intereses de la Madre Patria iban recogiendo banderas y declinando el orgullo de sus armas.
La presencia del Libertador por última vez en Guayana quedó reseñada así en la edición No 48 del “ Correo del Orinoco”:
“Al anochecer de este día-24 de diciembre de 1819- se ha separado de nosotros el Presidente de Colombia, que parece que sólo se halla en su lugar cuando esta frente del enemigo. En la corta estación que ha hecho aquí, ha estado casi exclusivamente ocupado de los negocios públicos; y todos los ramos de la administración han recibido con su presencia mayor vigor. Sólo una vez  se le vio desprenderse de tan importantes y penosos trabajos por complacer a los que a porfía querían obsequiarlo, y esta excepción era debida a los extranjeros que habiendo identificado su suerte con la nuestra, deseaban manifestar al digno Presidente de Colombia su adhesión y reconocimiento y el precio en que lo estiman. Preparábase el 25 la publicación de la ley Fundamental que constituye a Colombia. Él nos había dicho que esta unión fue por mucho tiempo el objeto principal de sus votos, y se habría complacido en ser testigo de la promulgación de la ley; mas hay todavía enemigos dentro del territorio, y prefirió irlos a buscar. Su entrada aquí se asemeja a la del Padre que vuelve después de larga ausencia al seno de su familia. Su salida a la del hijo querido que se arranca de los brazos de los suyos para emprender una marcha larga, penosa y llena de peligros”



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada