domingo, 22 de abril de 2012

EL MUSEO SOTO


Simple idea transformada en una realidad tan dinámica como el propio cinetismo del artista guayanés.


La idea de un Museo de Arte Moderno en cualquier parte de Venezuela, nació de una tertulia informal entre el Maestro Jesús Soto, el arquitecto Carlos Raúl Villanueva y el museólogo Miguel Arroyo.
En 1967 cuando Soto viajó a Ciudad Bolívar tras varios años de ausencia, comenzó a orientarse la idea hacia la capital del Orinoco, dado el origen bolivarense de Soto y el hecho de que poseía una valiosa colección de obras de arte que pensaba donar a su país.
La palanca impulsora sería la Casa de la Cultura en ciernes, la cual realizó un tanteo para constatar la posibilidad de materializar la idea. Como la aceptación fue total, definitivamente quedó asentado el museo en Ciudad Bolívar a partir del decreto ejecutivo del gobernador C.E. Oxford Arias, del 27 de octubre de 1969. El Museo, diseñado por el arquitecto Carlos Raúl Villanueva, fue  inaugurado el sábado 25 de agosto de 1973 por el Presidente Rafael Caldera y establece un itinerario en el tiempo con muestra de las obras de los grandes maestros del constructivismo universal.
En este Museo que administra y dirige una Fundación, el arte moderno está representando por sus más calificados exponentes: precursores como Arp, Albers, Dewasne, Pillet, Magnelli, Ives, Kleim.  De  igual manera se exhiben obras  recientes de otros connotados: Arman, Bury, Camargo, Christo, Fontana, Levinson, Lichtenstein, Lohse, Mack, Niky de Saint Phalle, Takis, Vasarely, Tomasello, Agam y Jesús Soto.
Este último, guayanés llegado a París en 1950,  al integrarse en el arte cinético, creó obras  en las que el desplazamiento del espectador provoca el movimiento virtual de las líneas y las masas.
Según Alfredo Boulton, uno de los primeros directivos de la Fundación y quien tuvo a su cargo el discurso inaugural del Museo, “el magnífico conjunto de obras de esta novedosa y moderna institución, marca una etapa muy valiosa en las artes plásticas mundiales”.   Las obras fueron entregadas por Soto en calidad de comodato y  se han venido incrementando con los aportes del Conac,  CVG y Gobernación y el patrimonio en si lo constituye un periodo, cuyo inició arranca de la revolución cubistas, cuando se iniciaron muy serias investigaciones que cubrieron los campos del movimiento de la imagen, por medio de un nuevo factor artístico llamado espacio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada