jueves, 12 de abril de 2012

FRANK BOLAND


El primer Piloto que sobrevoló el Orinoco y Ciudad Bolívar


En 1830 fue publicada por primera vez en Venezuela la noticia de la existencia de un carro aéreo que en Inglaterra estaba a punto de ponerse en movimiento, gracias al ingenio del señor Henson.
Según la noticia aparecida en “ El Venezolano”, era un aparato con alas de trapo y fuerza casi igual a la de 25 caballos que comenzaba a despertar la gran curiosidad del mundo y evidentemente, la de Venezuela, que no lo verá sino en 1912 cuando Frank Boland y Charles Hoeflich sobrevuelan el hipódromo del Paraíso en Caracas.
El hombre desde su tiempo más distante se desvivía por imitar a los pájaros en sus fantástico vuelos de un lugar a otro, pero lo atajaba el no poder solucionar el problema de una cápsula más liviana que el aire, hasta que al fin aparecieron los globos aerostáticos que eran esféricos y enormes bolsones llenos de aire caliente al comienzo y después de hidrógeno o helio, gases menos pesados que el aire.
Eran globos que se desplazaban a favor del viento y del cual pendía un cestón dentro del que podían navegar las personas y, digamos también, los animales, pues cuando los hermanos Montgolfier construyeron su globo en Francia, pocos días antes de que naciera el Libertador Simón Bolivar, metieron como tripulante a un gallo, una pata y una oveja, que plácidamente remontaron los aires de un pequeño pueblo Francés. Claro está, un poco atosigado, pues el globo de tela y papel había sido llenado con huno procedente de una hoguera alimentada con carbón vegetal.
Posteriormente surgió el dirigible o globo aerostático con un motor que le permitía volar en dirección contraria al viento y que finalmente fue sustituido por la industria moderna de los aeroplanos, más sólidos y veloces, no obstante ser más pesados que el aire.
La ciencia aeronáutica que entonces daba pininos, pudo explicar con satisfacción que un objeto más pesado que el aire podía también elevarse y desplazarse en razón de que cuanto más veloz es una corriente de aire menor es la presión que ejerce.
El aeroplano comenzó a evolucionar vertiginosamente desde, los primeros años del siglo veinte, cuando un señor llamado Orville Wright le puso dos hélices a su aeronave y se lanzó con éxito desde una colina.
El otrora frágil aparato de 25 caballos de fuerza hecho con madera, tela y alambre, llegó a convertirse cincuenta años después en el avión de más de 3.500 caballos de fuerza capaz de transportar 200 toneladas de peso. Hoy en día es posible viajar con todas las comodidades imaginables en un aparato aeronáutico.  
En cuanto a la aviación en Venezuela ya hemos señalado que se inicia prácticamente en 1912, cuando Frank Boland  y Charles Hoeflich, después de sobrevolar Caracas, hicieron exhibiciones en Valencia, Maracaibo y finalmente en Ciudad Bolivar, para lo cual se fundó en la capital bolivarense un comité de aviación que pagó a Boland la cantidad de diez mil bolívares por dicha presentación. La aeronave la trajeron entonces desde Maracaibo en un vapor. Dos años después Boland se malogró durante una de sus proezas en la vecina Isla de Trinidad, donde terminaron sus días al estrellarse tras un vuelo espectacular.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada