viernes, 30 de marzo de 2012

LA CASA DEL LIBERTADOR


En ella nació y vivió hasta los catorce años de edad

            Ya hemos hablado de la fecha de nacimiento de Simón Bolívar, de sus padres y hermanos. Hablemos ahora de la casa donde nació y la cual no es otra que la ubicada entre  esquinas de San Jacinto y Traposos.
            Este venerable inmueble declarado monumento público nacional guarda los recuerdos de la infancia del Libertador, muebles de la época y otras pertenencias como la biblioteca  y el archivo personal. En su patio se puede ver colocada la pila de la Catedral de Caracas donde fue bautizado el padre de la patria.
            Perteneció esta casa a los familiares del Libertador desde mediados del siglo XVIII. Mide su terreno 22.40 metros de frente por 50.60 metros de fondo. En ella nació y vivió Bolívar hasta la edad de 14 años cuando viajó a España llamado por su padrino y tío materno, Esteban Palacios, quien tuvo a su cargo la educación. Aquí recibió las primeras lecciones del Padre Andújar, de Don Andrés Bello, Miguel Sanz y de Don Simón Rodríguez.
            Una vez que Bolívar partió para España, la familia la vendió el 19 julio de 1806, en 7 mil pesos, a Don Juan de la Madriz. Muchas generaciones de esta familia de la Madriz vivieron y murieron en la histórica  casona de San Jacinto, hasta el año 1876 que pasó a ser propiedad del General Guzmán Blanco. Fue alquilada a comerciantes en víveres que provocaron su ruina hasta que unos venezolanos, entre ellos, Vicente Lecuna y Manuel Díaz Rodríguez fundaron la Sociedad Patriótica con el fin de recaudar fondos para comprarla y donarla a la Nación.
            El inmueble fue adquirido el 11 de octubre de 1921 por la suma de Bs. 114.326,60 y cuatro años después, comenzó su reconstrucción dispuesta por el Presidente Provisional de Venezuela doctor Márquez Bustillos.
            Hubo necesidad de construirla totalmente, desde los cielos rasos hasta los pisos. El costo total de los trabajos fue de Bs. 325.322,44, incluyendo el mobiliario de los siglos XVII, XVIII y principios del XIX. El pintor venezolano Tito Salas fue el encargado de la ornamentación de la casa.
            Cuentan las crónicas, que la última vez que estuvo Bolívar en su casa natal fue una tarde del año 1827. A su regreso del Perú. Don Juan de la Madriz y su esposa doña Teresa Madriz y Jerez de Aristiguieta y Bolívar, prima del Libertador, le obsequiaron un banquete al cual se presentó sin séquito vistiendo civilmente un traje de color negro.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada